15 de octubre de 2014

Mujer Alistana. En tierra de luchadoras.

Archivo de Aires de Aliste (J.S.)
Hoy, otro año más, el mundo vuelca su mirada y su homenaje a esa mujer, a la mujer rural. La mujer de un mundo ya casi olvidado y vacío, pero existente.

Y nosotros, también otro año más, le daremos ese sentido homenaje, desde el punto de vista, y del recuerdo de la Mujer Alistana.

Como cabeza de familia, luchaba por los suyos. Siempre con familias numerosas llevaban todo su sudor para sacar ese poco "pan", que llevasen sus hijos a la boca. Pero quizá mencionando solo esto hablamos también de sus maridos, pues compartían sufrimientos.

Acerquémonos más. En una comarca pobre como esta, muchos buscaban fuera el sustento de su familia, y mientras tanto ellas mantenían con sufrimiento y lo poco que les mandaban, a sus hijos. Hilaban, araban, atendían la hacienda..., solo con el fin de salir poco a poco adelante.

Fotografía de Félix Marbán.
El arado, fruto de los lamentos, señal e insignia de la mujer de Aliste. Ella siempre definida por labradora dura y laboriosa que además de los huertos se entablaba  en esa labor de la siembra y a lo que los últimos testimonios que nos quedan por los pueblos, no son sino esas imágenes de mujeres dirigiendo el arado, tan bien como supieron dirigir durante siglos a sus familias.

Les tocaba en muchas ocasiones desempeñar el trabajo de los hombres e incluso más, pues las menos afortunadas se quedaban viudas y con niños a los que sacar adelante, hasta que estos pudiesen ayudarle.


Nos quedan tantas cosas atrás..., pero aun así, sin decirlas todas, cada uno pondremos hoy en nuestra mente el porqué. Pero el fin de todos es el mismo, tener y honrar en el recuerdo a esas luchadoras: Abuelas, madres, hermanas... Alistanas, que salieron adelante con un esfuerzo que en aquella ocasión nadie supo agradecer.

Hay dos artículos que ya a nuestros lectores les causaron admiración y hablan de esto mismo, Léanlos, no se arrepentirán: Mujer Alistana. Ejemplo de superación.
Del telar al arado.

1 comentario:

  1. Un articulo sin desperdicio alguno. Todos los alistanos/as que nos tocó vivir en esa época damos fe de ello, y es más creo que al día de hoy, las mujeres alistanas que vivieron aquella época aun no se les ha reconocido su trabajo.
    Esas incansables trabajadoras se merecen un reconocimiento, el cual, aprovecho desde aquí para reivindicarlo una vez más, recordando a las autoridades de Rabanales que ya en su día aceptaron hacer este reconocimiento en el pueblo de Fradellos en memoria de todas las mujeres alistanas.

    ResponderEliminar

¿Que te ha parecido esta entrada? Comenta tu opinión: